miércoles, 26 de julio de 2017

El Racing debutará en liga ante al Arenas Club de Guecho

El Racing debutará esta temporada en el estadio de El Sardinero ante el Arenas Club de Guecho, partido que rememorará y trasladará a toda la afición racinguista a aquellos partidos de finales de los años 20 del siglo pasado, en los que ambos conjuntos vieron como ponían en marcha la primera división española. Será el inicio de campaña para el Racing que esta temporada cambia de grupo, ya que los años anteriores siempre estuvo englobando el grupo primero, junto a los equipos gallegos, asturianos, navarros y castellano leoneses.

El Racing inicia y cierra la liga en El Sardinero

El cuadro cántabro buscará disputar la primera posición del grupo y ya en la tercera jornada, visitará Santander uno de los equipos que optan a esa plaza, el Mirandés. La afición racinguista, ávida de apoyar a su equipo allí por donde vaya, podrá realizar desplazamientos muy cortos y las tres primeras salidas dan muestra de ello, tanto Gernika, como Gijón o Leioa, contribuirán a desplazamientos masivos de los seguidores del equipo santanderino.

Otros emparejamientos interesantes se darán en la jornada 8, con la visita a Santander del filial del Athletic de Bilbao, partido siempre entretenido y complicado a la vez. También, cabe señalar dos partidos de equipos que, a priori, lucharán con el Racing por los primeros puestos de la clasificación: la visita del Burgos en la jornada 12 o la salida a Logroño en el primer fin de semana de diciembre, coincidiendo con la jornada número 17.

Final de campeonato 

Los racinguistas finalizarán el campeonato en El Sardinero, precisamente ante otro conjunto histórico en los primeros años del campeonato nacional de liga, el Real Unión de Irún. Pero jornadas antes, tendrán lugar otros desplazamientos que pueden ser masivos. Serán en las jornadas 31 y 33, donde el equipo visitará Burgos y Villaviciosa respectivamente, campos en los que las dos últimas temporadas los cántabros vencieron por idéntico resultado, cero a uno.


viernes, 21 de julio de 2017

El Racing presenta sus equipaciones para esta temporada

El Racing de Santander prensentó sus nuevas camisetas en un acto celebrado en la sala de conciertos Escenario Santander y que reunió a medio millar se seguidores del equipo cántabro. El evento, que estuvo presentado por el actor Javier Cifrián, contó también con la presencia de dos distinguidos racinguistas, el tricampeón del mundo de ciclismo Óscar Freire y del cantante Raúl Fernández, Rulo, líder de la exitosa banda de rock Rulo y la Contrabanda.

Por tercer año consecutivo, la multinacional danesa Hummel es la encargada de diseñar las diferentes equipaciones del Racing, introduciendo esta temporada un diseño mucho más moderno y estilizado, evocando un aire retro que traslada a otras equipaciones del cuadro racinguista de los años 60, 70 y 80.  Una de las novedades más significativas es la presencia del color verde en el cuello, las mangas y los laterales de la camiseta. También se introduce el año de fundación, 1913, y las siglas del equipo en una de las mangas. La combinación se completa con el pantalón negro y las medias verdes.

Por su parte, la segunda equipación recupera el verde tradicional del conjunto cántabro e introduce una gama de degradados en varias tonalidades junto a las franjas verticales que se aprecian en la parte frontal de la camiseta. El pantalón verde y las medias blancas, completan esta segunda equipación.


5.421 abonados

El equipo santanderino cuenta a fecha de hoy con 5.421 abonados, tras iniciar la campaña el pasado 3 de julio. Se trata de una cifra considerable, teniendo en cuenta que la pasada temporada se superaron los 8.400 abonados, por lo que desde el club se mira con optimismo la posibilidad de superar esa cantidad.
Por otra parte, desde el Racing se confirmó ayer que el único partido amistoso que estaba previsto que se jugase en los Campos de Sport de El Sardinero, y que le iba a enfrentar al Sporting de Gijón, no va a poder disputarse en ese escenario, debido al mal estado del césped provocado por el concierto de Enrique Iglesias. Este partido, se disputará el mismo día, el 9 de agosto, y ante el mismo rival pero se traslada a la localidad asturiana de Luanco.

miércoles, 18 de enero de 2017

La justicia + Racing = Injusticia

La actualidad racinguista pasa, ineludiblemente, por dos noticias surgidas en las últimas horas. Por una parte, el fichaje de Jagoba Beovide, centrocampista de garantías, avalado por el entrenador Ángel Viadero, y que viene a suplir la baja del capitán y hombre fuerte del vestuario Borja Granero. Por otro lado, el cierre del denominado "Caso Racing" con el que la Audiencia Provincial de Cantabria da carpetazo al asunto, absuelve a todos los implicados y concluye que todo está perfecto y que no hubo delitos de ningún tipo.

Famosa foto en la que se oficializa la venta del Racing a Ali Syed en Zurich

Es curioso como en Cantabria, a nivel judicial, nunca pasa nada. Si tiramos de estadística o de hemeroteca, podemos comprobar como a lo largo del último lustro, en todas las comunidades de España han aparecido casos de corrupción, con nombres propios juzgados y condenados. Pero Cantabria es la excepción. Aquí nadie es corrupto, nadie roba y nadie hace nada ilegal. Y aunque todos lo veamos y nos demos cuenta de las ilegalidades que se producen a nuestro alrededor, siempre habrá un juez para decir lo contrario. Igual que el árbitro que no pita un penalti cuando todo el estadio, al unísono, ve cómo un jugador golpea el balón con la mano. Sin duda, el poder judicial dice ser independiente, pero se comporta al servicio de la clase política que los nombra.

Quizás, el hecho de ser una comunidad pequeñita pueda hacer que el ámbito judicial no se quiera meter en problemas. La clase política, anclada en el pasado, con personajes que llevan más de 20 años en política, quizás tiene mucho que ver. Da igual el partido que gobierne. Todos tiran para su casa cuando llegan al poder, otorgando a empresas afines a la causa cantidades indecentes de dinero que, en la mayor parte de los casos, nunca llegan a ser justificadas.

Revilla junto al "rico y, sobretodo, sabio" 
Ali Syed en el palco de El Sardinero

El llamado "Caso Racing" es un claro ejemplo. Todos hemos vivido de primera mano el saqueo y maltrato al que se ha ido sometiendo a nuestro equipo en los últimos 15 años. Todos hemos comprobado cómo ha habido personajes, de infausto recuerdo, que han robado todo lo que han podido a base de fichajes extraños, equipos filiales fantasma en Brasil e infinidad de casos más. Hemos visto con nuestros propios ojos cómo miembros del Gobierno se daban abrazos con indios salvadores, millonarios y sabios, a los que les pusieron una alfombra roja en Cantabria para que actuaran a su antojo y que desaparecieron de la misma forma con la que llegaron.

Un día después del auto del "Caso Racing", somos muchos los racinguistas que nos sentimos estafados, engañados y ninguneados. Parece que nuestro equipo sólo sirve para dar cobijo a un gran número de indecentes e indocumentados que sólo pretenden hacer negocio propio, olvidándose de todo lo que rodea a nuestro Racing. Los aficionados, muchos accionistas y abonados desde muchos años atrás, nos sentimos indefensos. Nadie hace nada por cambiar la situación. El poder corrompe, hace y deshace y se olvida del ciudadano y aficionado. ¿Nos tendremos que resignar? ¿Alguien dará un golpe sobre la mesa algún día? ¿Nos rebelaremos ante las injusticias? Son tres buenas preguntas para la reflexión.

martes, 17 de enero de 2017

¿Algún día, el Racing tendrá un Monchi para realizar fichajes?

El caso de los fichajes que no llegan en el Racing, hace que reflexione sobre la forma de fichar y las personas destinadas para ello. Asistimos en los últimos días al ensalzamiento de una persona en el mundo del fútbol, que viene desarrollando a lo largo de la última década un trabajo espectacular en la secretaría técnica de un equipo de fútbol. Me refiero al caso Monchi, un caso tan extraordinario que está siendo estudiado a fondo en algunas de las más prestigiosas universidades y escuelas de negocios.


Y no es de extrañar. El equipo de técnico que ha conformado el ex portero sevillista es fantástico. No se conocen a los miembros de esa entramada red de scoutings que trabajan para él. Es la cabeza visible de un equipo de trabajo que sólo aporta rentabilidad a su equipo y, por consiguiente, al mundo del fútbol. Trabajan viendo de primera mano a jugadores y técnicos. Se desplazan a los lugares donde más les interesa. No se ven con representantes ni agentes hasta la fase final de las negociaciones o cuando deciden la incorporación del jugador. Trabajan en el más absoluto silencio y sigilo. Pero su efectividad es muy alta. Jugadores como Batipsta, Dani Alves, Kanouté, Luis Fabiano, Gameiro, Krychowiak o más recientemente Ben Yedder o Jovetic. Jugadores todos ellos de un escalón inferior al de las grandes estrellas, clasificados por escalones y niveles económicos al que el Sevilla puede optar. Con sólo nombrarles, muchos técnicos o aficionados se echarían a reír. Pero demuestran ser jugadores efectivos y rentables, válidos para componer un equipo que año tras año pierde a cuatro o cinco futbolistas importantes. Pero el trabajo bien hecho y coordinado hace que esas bajas no se noten y que el equipo, lejos de debilitarse, se fortalece temporada tras temporada.

El caso del Racing

Toda esta reflexión no es nueva, pero me sirve para extrapolarlo al caso de nuestro Racing. El club cántabro, apostó al principio de temporada por tener una plantilla corta, con jugadores experimentados y capacitados para llevar al equipo a la división de plata. Se decidió fichar a jugadores conocidos por el técnico, y que han demostrado su valía. También se optó por completar esa corta plantilla con los buenos canteranos salidos de La Albericia. Hasta ese momento, todos lo vimos como una situación muy apropiada para conseguir reducir salarios, gastos y completar una plantilla de segunda división B.

Las comparaciones con Monchi son odiosas, y más concretamente en el Racing. El equipo cántabro no dispone de ojeadores que puedan aportar datos sobre posibles fichajes. Todo se deja en manos de representantes y agentes que sólo aportan nombres y posiciones, sin apenas posibilidad de contrastar los datos que se ofrecen. Tan sólo el conocimiento del mercado de Ángel Viadero ha permitido contratar a futbolistas interesantes.


Lo cierto es que el Racing está atravesando una crisis de juego cada semana más importante. El equipo está notando en exceso las bajas de hombres claves como Granero o Óscar Díaz. Sus puestos no han sido cubiertos y la temporada avanza. Los fichajes no llegan. Está claro que si el club funcionara de una manera profesional en este aspecto, tendría controlados, vistos y ojeados una serie de futbolistas que podrían suplir las bajas y dar al equipo un empaque de equipo que opta al ascenso. Soy consciente de que el equipo está lejos del fútbol profesional y que su estructura no cubre determinados puestos técnicos. Pero el caso del Sevilla ha demostrado al mundo futbolístico, que trabajando bien y alejado de los intereses y comisiones económicas, se pueden construir equipos competitivos.

Es sólo una reflexión. Quizás para ser grandes, hay que invertir una parte pequeña del presupuesto en tener controlado el mundo del fútbol y no apostar a la suerte de la cartera de futbolistas de determinados agentes, muchas veces amigos a los que se pretende devolver favores. Sería un síntoma de equipo independiente y con aires de grandeza. Es mi opinión.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Ganar a última hora

En muchas ocasiones, después de una victoria agónica en los últimos instantes de un partido, se disparan las emociones, la euforia y la satisfacción plena penetra en nosotros como lo hace el aire al recorrer nuestro organismo después de una fuerte inspiración. Lo cierto es que muchas veces, esa situación, la de ganar cuando ya no hay tiempo ni margen de mejora, se asocia a situaciones límite, donde la heroica se supone como la única forma de alcanzar el objetivo.


Todo esto viene a colación de la última victoria de nuestro Racing en Boiro. ¡Con qué buen sabor de boca nos fuimos a disfrutar la tarde! Y es cierto. Nos fuimos contentos y con la sensación generalizada de que, tras una serie de partidos donde el nivel global del equipo había descendido, la intensidad y la superioridad trabajada en el campo se impusieron al final.

Y la verdad es que con el partido de ayer, ya son tres las ocasiones en las que el equipo marca en los momentos finales, in extremis. Sin duda, la gente que no conozca el estilo del Racing o no haya visto el desarrollo de la actual temporada, pueda asociar este hecho a la suerte. Sin embargo, y siempre desde mi punto de vista, no lo veo así. Cierto que podemos meter en una coctelera una pizca de suerte, acompañada de una parte de heroismo. Pero esta mezcla estaría incompleta. En esta ocasión, faltaría bastante de intensidad, lucha, actitud y superioridad técnica del equipo. Es decir, el Racing no consigue solventar los partidos a última hora sólo por un factor tan aleatorio como la suerte.


Esta es precisamente mi reflexión de hoy. Muchas ocasiones, vemos a un gran club como al Real Madrid ganar en los momentos finales y achacarlo al hecho de que el equipo merengue se caracteriza por el empuje final que hace en partidos apretados. Con el Racing, sucede lo mismo. Los equipos contrarios ven a nuestro equipo como al Real Madrid de la categoría, como a un club grande e histórico, por lo que encerrarse y dificultar al máximo los partidos son la nota característica de todos ellos. Es en esos momentos, donde se imponen la calidad técnica de los jugadores racinguistas y la superioridad técnica de los mismos, junto al empuje e intensidad, encerrando a los rivales en su área y creando multitud de ocasiones que, muchas veces se acaban materializando. Por todo ello, no es casualidad que se ganara ayer, al Valladolid B o al Tudelano de esta manera, o se embotellara a la Cultural Leonesa (donde faltó el gol, con permiso de los postes), o se resolvieran otros partidos como contra el Burgos o el Amorebieta en esta fase final de los encuentros. Hay más mérito de lo que nos creemos. 

jueves, 27 de octubre de 2016

Frode Grodas

Frode Grodas es un ex portero noruego, nacido el 24 de octubre de 1968. Su trayectoria inicial se desarrolla en su país, Noruega, donde comienza a jugar al fútbol de una manera seria en el Sogndal. Poco después, llega al Lillestrom donde comienza a jugar en la temporada 1987/88, permaneciendo en el club hasta la temporada 1995/96. En este equipo se convirtió en santo y seña, además de verdadero ídolo de la afición, jugando cerca de 200 partidos.

A partir de entonces, comienza un largo periplo por diferentes equipos europeos. En la temporada 1996/97 llega al Chelsea, posteriormente, ficha por otro equipo inglés, el Tottenham, para, después, llegar a Alemania para incorporarse al Shalke 04. Sin disputar demasiados partidos en ninguno es estos clubes, llega a Santander en la temporada 1998/99.


Al Racing desembarca a raíz de una grave lesión que sufre el gran capitán y portero indiscutible del cuadro cántabro durante los años 90, José Ceballos. El club, por aquel entonces se encontró con el grave problema de la lesión de su guardameta titular y de su falta de confianza en su suplente, Fernando Marcos. A ello se unió la preocupante situación en la tabla clasificatoria, con una encarnizada pelea con la salvación. Por aquella época, el gran Nando Yosu había sustituido a Gustavo Benítez en el banquillo santanderino. Todo ello, provocó la llegada de Grodas a Santander. El noruego llegó avalado por su internacionalidad con su país, pero en el Racing, tampoco dispuso de demasiados partidos. Apenas disputó seis partidos,  debutando un 25 de abril de 1999, en un partido que el Racing perdería contra la Real Sociedad en el estadio de Anoeta. Discurría la jornada 31. Las siguientes cinco jornadas, el club cántabro afianzó la permanencia, encadenando esos partidos sin conocer la derrota. Desde su llegada, se caracterizó por su simpatía y carácter en el campo.

Grodas en la Actualidad

Tras su estancia en Santander, Grodas, regresó a Alemania para unirse nuevamente al Shalke 04, equipo que seguía manteniendo sus derechos. Tras no disponer de minutos, el jugador noruego regresó a su país, retirándose en el año 2007 en el club que le dio a conocer, el Lillestrom.


Grodas fue internacional con su país, disputando medio centenar de partidos y participando en los mundiales de 1994 y 1998. En la actualidad, es el entrenador de porteros del combinado nórdico.